• pabellón polideportivo A Capela
    A Capela

    A Capela es

    Servicios y Dotaciones para los vecinos. Confort de vida.

  • fervenza no Sesín

    A Capela es

    Naturaleza viva. Calidad de vida.

  • Conjunto Monastero de Caaveiro

    A Capela es

    Patrimonio histórico. Historia de la vida.


Desde la "Casa do Pazo" hasta el Parque Etnográfico del Sesín

"Hombre y naturaleza... un pacto no escrito"

1.-Visitaremos la "Casa do Pazo" (Museo etnográfico de A Capela)

2.-Después de visitar el entorno de la "Casa do Pazo" (lavadero, Iglesia Parroquial de Santiago de A Capela,..) iniciamos la ruta observando la interrelación entre el paisaje agricola (tierras de trabajo, prados de siega, setos, vallados...) y los seres humanos, escenario de armonía natural e histórica.

3.-Nos adentramos en el monte en el que predomina el mato (tojo, "queirugas", ...) para acercarnos a las rocas de la "Aira de Mallar" dónde nos sorprenderán las plantillas esculpidas en la roca por los canteros para labrar las piezas de los hornos. A unos metros nos encontramos con la "Pena de los Mosqueiros" donde contemplaremos cruces de demarcación y una impresionante vista del cañón y de las "Fragas del Eume".

4.-Volvemos al "Gunxel antigo", una aldea de cortijo denso con interesantes muestras de arquitectura popular de la zona.

5.-Llegamos al Parque Etnográfico del Sesín. Un recorrido donde se rinde homenaje a los hombres y mujeres que durante siglos supieron explotar los recursos que el medio les ofrece más allá de los campos de una manera racional, sin gastarlo ni destruirlo. Fruto de esa intervención milenaria nos quedó un rico patrimonio etnográfico venciendo a la explotación de esos recursos: las "foias" de carbón, la recogida de plantas, cortezas, miel,... e interesantes muestras de la arquitectura popular: molinos, presas, arroyos de llevada, puentes..

6.-Llegados al puente giramos a la izquierda por un antiguo camino real. Pasando el lavadero atravesamos el "Gunxel novo", una aldea surgida al lado de la carretera de la Central, hacia el Pazo.

Y si queda tiempo podemos acercarnos a:

    -Las penas del Ciervo y del Redondo, dos impresionantes bollos graníticos separados por un corredor.
    -La aldea de Paces siguiendo el camino real desde el puente.